- ACEITES ESENCIALES

Aceites Esenciales

Los aceites esenciales son sustancias químicas que se encuentran de forma natural en las raíces, flores, resinas, hojas, frutos o maderas de algunas plantas dándoles sus aromas característicos. Sus funciones son proteger a la planta de animales depredadores para ellas y también de organismos dañinos dado que los aceites esenciales tienen propiedades fungicidas, bactericidas o acaricidas. También atraen a determinados insectos para ser polinizadas.

Cuando se extrae la esencia volátil de dichas plantas aromáticas por destilación por arrastre de vapor de agua, obtenemos los aceites esenciales. Son diferentes a los aceites vegetales, extraídos de las partes grasas de las plantas y con estructura molecular diferente, por ejemplo, el aceite de almendras, argán, oliva o jojoba.

Los aceites de este tipo no son sustancias grasas, son muy volátiles, y se necesita mucha cantidad de materia prima para obtener un litro, cantidad que varía según la planta. Por ejemplo, se necesitan cuatro toneladas de rosas o 400 kilos de lavanda para obtener un litro de aceite esencial de cada planta.

Los aceites esenciales tienen propiedades diferentes y específicas según la planta de la que procedan, existiendo aceites estimulantes de la circulación, desintoxicantes, relajantes y rejuvenecedores de la piel, drenantes, bactericidas, antiinflamatorios, etc.

El uso más sencillo de los aceites es simplemente olerlos, es decir: la aromaterapia. Puedes empapar un pañuelo con algunas gotas y respirarlo o ponerlo bajo la almohada. Se puede quemar o pulverizar para ambientar la casa, o inhalarlo mientras te lo aplicas sobre la piel.

El uso tópico de los aceites esenciales es el más extendido y frecuente, pudiéndose usar bien como aceite de baño, aceite de masaje o como sustituto de cualquier crema hidratante corporal. Para estos usos, se recomienda diluir los aceites esenciales en un aceite base o portador como, por ejemplo, el aceite de almendras.

En nuestro herbolario te proponemos un aceite de masaje y de uso cosmético para después de la ducha usando aceite esencial de lavanda y de romero: para ello debes mezclar 20 gotas de cada aceite esencial en 200 ml de aceite de almendras. Recomendamos que conserves los aceites esenciales en sus frascos originales de cristal (nunca de plástico), bien cerrados y alejados de la luz y el calor para evitar su oxidación.

Precauciones de uso de los aceites esenciales:

  • Solo pueden aplicarse directamente sobre la piel los aceites esenciales del árbol de té, manzanilla y lavanda, el resto hay que mezclarlos con un aceite base.
  • Los aceites esenciales que provienen de frutos cítricos (naranja, limón o bergamota) tienen un efecto fotosensibilizante: si tras su aplicación tomas el sol, podrían causarte manchas o leves quemaduras.
  • Algunos aceites esenciales pueden subir la presión arterial o aumentar el flujo sanguíneo en el área de la pelvis, por ejemplo; por ello recomendamos que, en casos de mujeres embarazadas, ancianos o bebés, se consulte a un profesional.
  • Personas con problemas coronarios o alteraciones neurológicas deben limitar el uso de estos aceites a la lavanda, el árbol de té o la manzanilla.

Nuestros productos

Filtrar por:

Envíos GRATIS

Para compras superiores a 60€

¿QUIERES RECIBIR OFERTAS?

 Suscríbete aquí

 Pago 100% seguro

PRODUCTOS HERBOLARIO MADRID

Entra en el gestor de contenidos de la tienda, y pincha sobre el botón verde para editar y redactar un contenido para explicar a tus clientes que es lo que haces y que les vas a ofrecer con tu tienda online. explicales con mas detalles en la página de quienes somos.


Leer mas